logo el futbol de Salto y otras pasiones

publi-header
publi 1

TORNEO REGIONAL FEDERAL AMATEUR 2021/22

SEGUNDA FASE – OCTAVOS DE FINAL – VUELTA

foto

Tan raro fue el año de Compañía que, cuando la participación en el Federal parecía una locura -después de una irregular performance en el torneo local-, fue de los primeros en clasificar a la segunda fase, la localía, que hasta hace poco era una gran ventaja, se transformó en un karma en los Regionales, y este segundo tiempo que, por lo visto en Moreno, se presentaba auspicioso, terminó siendo fatídico -los penales no fueron más que la continuidad de lo visto en los últimos cuarenta y cinco minutos-.

Tras el primer pitazo de Carballo Bernal, el S.A.T. puso la pelota en juego con un remate directo al arco que Llovet controló sin problemas. Ese fue el único atisbo de sorpresa del visitante en el primer tiempo.

El verde, con un sólido trabajo defensivo, desbarató los pocos y desprolijos intentos del visitante y, con más corazón que cerebro, tuvo las mejores aproximaciones al arco rival en la primera mitad.

A los cinco minutos, Mateos ganó de arriba y metió el frentazo que dio en la base del caño más lejano.

Con Geoghegan intentando clarificar, Santana y Páez tratando de sorprender por los costados y “Toto” Colombini sin encontrar su lugar, al Verde, si bien tuvo la iniciativa, le costó preocupar al bueno de Ramos.

Apenas dos llegadas que pudieron terminar con mejor resultado: A los 33’ Santana llegó al fondo, tocó al medio y Páez, que anticipó a todos, elevó el remate; a los 39’ fue Páez el que envió el centro, esta vez pasado, y Carnero cabeceó desviado cuando Colombini quedaba solo frente al arco.

El ingreso de Luque -de muy buenos treinta y cinco minutos en la ida- en el arranque del segundo tiempo entusiasmaba pero, la juventud y la carga de ratificar lo hecho unos días atrás, más el vértigo desmedido que intentó ponerle la mayoría, no le permitieron al prometedor mediocampista ofensivo/delantero estar a la altura de las expectativas.

El S.A.T. manejó el balón en la mayor parte del segundo tiempo y, aunque solo inquietó a Llovet con remates de afuera y centros desde todos lados, dio la sensación de estar más entero y más cercano a quedarse con la victoria.

El conjunto de Candia, a pesar de agotar las posibilidades para ser más ofensivo, pareció resignado a su suerte, impotente, rematando al arco desde posiciones totalmente improbables de éxito, como si fuera perdiendo… Y con la misma poca convicción llegó a los tiros desde el punto penal con un final hasta previsible.

Compañía, con un plantel corto y con varios lesionados se largó a la aventura y, aunque las eliminaciones siempre son dolorosas, el saldo, por los resultados, por algunos ratos de buen fútbol y por la experiencia vivida por los más jóvenes, no deja de ser positivo.


foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto

SEGUNDA FASE – OCTAVOS DE FINAL – IDA

foto

Compañía viajó hasta Moreno para enfrentar al Social Atlético Televisión (nombre raro para un equipo de fútbol), cuyo estadio, con capacidad para setecientas personas sentadas, está emplazado en el camping “12 de agosto”.

Un campo de juego en muy buenas condiciones y dimensiones que lo hacen parecer más ancho que largo hacían presagiar un partido abierto, con rápida circulación del balón pero, entre el calor reinante y el largo tiempo que se tomaron para estudiarse, la mayor parte del primer tiempo se jugó en cámara lenta.

Realmente no hubo nada para destacar durante treinta y ocho minutos, en los que todo fue anunciado, sin sorpresa, facilitando el trabajo de las defensas.

Recién a los treinta y nueve se produjo una situación cercana al peligro, cuando Carnero habilitó a Páez y el remate de este, dentro del área, se desvió en el botín de Rosa Zacarías.


foto
foto

Esa acción fue el clic que necesitaban los dos para darse cuenta que, además, en la cancha había dos arcos en los que había que intentar meter la pelota.

Enseguida, Mateos se tuvo que esforzar para que García no se vaya contra Llovet y, dos minutos más tarde, Geoghegan probó a Ramos con un remate con poco ángulo, pero que el arquero local necesitó dos tiempos para controlar.


foto
foto

El Verde se mostró más ambicioso y Bernal apareció en el área, pero no encontró el hueco para terminar la jugada.

El conjunto de los cuatro colores finalmente encontró profundidad con la fórmula más buscada, la subida del “3” Martínez para asociarse con Mareque y Anívole, y un centro rasante de este último fue interceptado, con lo justo, por Mateos.


foto

Al tiro de esquina lo sucedieron otros tres centros al área visitante devueltos por los centrales, pero las últimas imágenes del primer tiempo volvieron a tener como escenografía el área local: Geoghegan alargó para Páez y el capitán, luego de ganarle la espalda a su marcador, se pasó en el centro a Carnero que llegó muy exigido al balón. Segundos más tarde Geoghegan volvió a probar suerte desde afuera del área y encontró bien ubicado a Ramos.


foto
foto

Los primeros diez minutos del segundo tiempo fueron tan tediosos como los del primero… Hasta que Candia entendió que a los de negro -dirigidos por Blanco- había que atacarlos. Mandó a la cancha a Luque por Baqué y el Lagarto, que hasta hace poco tenía como única fórmula el pelotazo a la cabeza de Nicolás Colombini, pasó a tener juego asociado con Geoghegan -aunque estuvo lejos de sus últimas actuaciones- en el centro del campo, Santana -que no está en su plenitud física por una lesión-, Luque, Esteban Colombini y Páez, delante del arrecifeño, y Carnero -más tarde Salinas- como único punta.

A los pocos segundos de ingresar, Luque buscó a Colombini, “Toto” empaló el balón haciéndolo pasar por encima de Gile y Alexis lo agarró de aire estrellándolo en la cara inferior del travesaño. Increíblemente, la pelota picó a centímetros de la línea y el rebote en el piso le cayó al arquero local.


foto
foto

Ahora sí el partido haría valer la pena los casi ciento cincuenta kilómetros realizados… La respuesta inmediata del S.A.T. llegó con una volea -perfecta por el gesto técnico, no tanto en la ejecución- de López que pareció dar en el travesaño, pero cruzó por delante del arco y se fue cerca del segundo palo.


foto

El balón comenzó a trasponer la línea media con una asiduidad inédita: Maidana probó a Llovet sin demasiada convicción y Colombini apareció como puntero derecho obligando a Ramos a salir de su arco para interrumpir el pase al medio.

A los cincuenta y nueve -apenas cuatro minutos después del ingreso de Luque- Carnero llegó exigido ante el arquero, que se quedó con el balón, y ciento veinte segundos más tarde tuvo una oportunidad casi calcada, aunque esta vez su definición superó a Ramos y llegó Gómez para interponerse entre Eber y el gol.


foto
foto

Mientras el local buscaba por arriba sin éxito, una gran combinación entre Paéz, Colombini y Luque terminó en el remate apenas desviado del “Chupe” al que Ramos solo atinó a mirar.


foto
foto
foto

En el último cuarto de hora la inactividad le pasó factura a Santana y Colombini y el Verde perdió peso ofensivo, posibilitando el dominio del local.

A los setenta y nueve De Luca desdibujó su, hasta ahí, correcto arbitraje no viendo un codazo a Bernal que le abrió una ceja, y tampoco juzgó con la dureza que ameritaba el planchazo posterior de Mateos sobre Acuña.


foto
foto

El propio Acuña sería protagonista de las dos últimas acciones de riesgo: Primero rematando sin fuerza a los ochenta y tres…


foto

Y, en el cuarto de los cinco minutos adicionado, ejecutando una tijera que se fue pegada al poste derecho.


foto
foto

Si bien las últimas acciones mostraron al S.A.T. más cerca del arco rival, fue Compañía fue el que, en el balance, estuvo más cerca de quedarse con los tres puntos, lo que le permite ilusionarse con la revancha, aunque para ello deberá revertir la curiosa racha de conseguir mejores resultados afuera que en el “Guillermo Cepeda”.


foto
foto
foto
foto
foto

Tercera Fecha – Segunda Rueda

foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto
foto

En la primera fase eliminatoria Compañía enfrentará al S.A.T. (Luján) el sábado 18 -local- y el miércoles 22 -visitante-.


foto

Segunda Fecha – Segunda Rueda

foto
foto
foto

TADEO DENOYA: “Sabíamos que teníamos que ganar para tener una semana tranquila. Nos pusimos rápido en ventaja, pero nos empataron enseguida. Por suerte pudimos cerrar el primer tiempo con un gol arriba, y eso nos dio tranquilidad para jugar el segundo tiempo, donde jugamos con la desesperación de ellos; sobre todo después que se quedaron con uno menos.

La verdad que nunca me lo había imaginado… Apenas salió la oportunidad de jugar en Compañía, no lo dudé: Es el club del que soy hincha y que representa a toda mi familia. Estoy feliz de estar acá y de que nos esté yendo bien.

Siempre confiamos en que podíamos clasificar. Tenemos un grupo muy unido y sabemos lo que nos jugamos, tanto por nosotros como por el club. Ganar el clásico, de visitante, en la primera fecha, nos hizo creer que se podía.

Creo que siempre tuve esta personalidad… Según mis viejos: Cuando entro a la cancha me transformo, soy otra persona. Después, con el correr de los partidos, se van aprendiendo ciertas mañas, como hablar con los rivales y con el árbitro, pero siempre de buena manera.

¿El grito de gol en cancha de Defensores? Fue un momento de euforia… No la venía pasando bien, ya que no estaba jugando, me tocó hacer el gol y fue un desahogo pero, en ningún momento mi intención fue provocar a la gente de Defensores, que fue la que me dio la oportunidad de venir a jugar cuando estaba sin poder hacerlo. Esas cosas no se olvidan y estoy agradecido y, si alguien se sintió ofendido, le pido disculpas.

Casi seguro que el año próximo no voy a seguir en Compañía. Vine a Salto para sumar minutos, para mantenerme activo, pero la idea es continuar en algún club del ascenso de AFA.”


foto
foto
foto

Si uno se queda con la última sensación, dirá que fue injusto; porque en el complemento Defensores agotó los recursos para quedarse con el triunfo, pero fueron solo cuarenta y cinco minutos, como en lo mejor que se pueda encontrar en estos cinco partidos.

No es una cuestión puramente física -aunque algunos jugadores no estén en su ideal-, sino no se podría jugar el segundo tiempo a ese ritmo. Tampoco es algo nuevo ni responsabilidad exclusiva de este cuerpo técnico.

En los últimos largos años el Loro ha apostado, con buen tino y muy buen resultado, en general, por la tenencia del balón como estilo de juego; la técnica y el pensamiento por sobre la táctica y el corazón.

Esto no quiere decir que los jugadores que ha elegido -no solo en este año- no tengan personalidad -sin ella ni siquiera se puede pisar el césped-, sino que la “garra” no es su mayor virtud, aunque también se puede encontrar algún partido -y este segundo tiempo- donde se conjugaron técnica y temple, el ideal, pero sostener esto en un fútbol “amateur” es imposible.

Que el fútbol es un estado de ánimo, cada día más, queda demostrado en el ejemplo que se quiera buscar, desde el equipo más débil de liga al más poderoso del planeta y Defensores, como su rival Colón -tan agresivo en Chivilcoy ante el Loro, tan insulso ante el Lagarto, tan de cuidado en este primer tiempo, tan limitado en el segundo-, es una clara muestra de esto.

El conjunto de Reynoso comenzó este partido llevando por delante al rojinegro: A los dos minutos Miserda bajó el balón para Testa y Ciancio llegó con lo justo a anticipar al capitán. Enseguida, un buen remate del propio Testa fue controlado por Costanzo…


foto

Pero fueron cinco minutos. A partir de ahí el visitante hizo pie en el “Carlos Testa” y con pelotazos a Matías López y las subidas de Eric Rodas empezó a preocupar a la defensa Lora.

A los siete minutos Rodas trepó por la derecha y cruzó el balón que nadie llegó a conectar. Dos minutos más tarde Favergiotti impidió con lo justo que el número 10 se vaya en soledad a enfrentar a Ullúa. Y a los doce, otra vez el central Loro salvó su arco, esta vez cortando el pase al medio de López para un Gatti que se relamía frente al arco vacío.

foto
foto

A los dieciséis, en un avance desprolijo, Miserda mandó la pelota a la red, pero el primer asistente invalidó la acción por una supuesta -y no protestada- posición adelantada anterior del autor.


foto

Tres minutos después, tras un balón parado, Lavié le sacó la pelota prácticamente de la cabeza a Franco Gatti.


foto

Con el visitante siempre más cerca del arco local pasó la media hora y el Loro tuvo algo de respiro en las proyecciones de Peratta -ya amonestado-. A los cuarenta y uno, Miserda le ganó una pelota a Juan Gatti, casi en el fondo de la cancha, se metió en el área, remató con poco ángulo, y el rebote no lo pudo capitalizar Alan González.


foto

Parecía que el primer tiempo no tenía más para ofrecer pero, a falta de dos minutos para el descanso el Loro quedó mal parado -algún entrenador se arrancaría los pelos por esto-, López se fue solo a enfrentar a Ullúa y definió sin problemas.


foto
foto

En el entretiempo las caras y el clima en las tribunas lejos estaban de ser ideales… Hasta la esperanza parecía perdida y el ingreso de Peralta por Naya insuficiente pero, desde el primer instante del complemento, se vio otro equipo.

Aunque Ullúa quedara mano a mano con Franco Gatti, el cambio de actitud comenzaba a dar sus frutos: Miserda peinó un balón que le quedó servido a Testa y este, increíblemente, erró el zurdazo.


foto

Agustín Simaldone ganó por la izquierda y su centro dio en el brazo de Rodas. Vidal señaló el punto del penal. El remate colocado de Testa dio casi en el ángulo. ¿Qué más puede salir mal? Hasta en el rebote se molestaron Testa y Miserda y quedó en la nada. Pero la confianza del goleador y del equipo no claudicarían…


foto

Inmediatamente Castagno remplazó a Simaldone, en un cambio poco entendible; no porque ingresara el “Turco”, sino porque “Royi” estaba mostrando lo mejor de sí, desde su llegada, en esos trece minutos.

Enseguida, el remate de Peralta dio en la mano de Collazo y a Vidal, como en otras situaciones similares, le pareció un exceso sancionar dos penales en tan poco tiempo.


foto
foto

Franco Miserda -a esta altura ya el mejor Loro- había metido un caño exquisito con el taco un rato antes. En el mismo lugar, el costado izquierdo del área, se sacó de encima a su marcador y le envió un pase aéreo a Testa; Feliciano se zambulló y esta vez ratificó porqué es el goleador que es.


foto

Con el empate consumado el Loro pareció tomar aire y Colón volvió a preocupar, pero Ullúa respondió con acierto, como a los setenta y dos, saliendo lejos de su área con la cabeza.


foto

73: Canavesio ganó en lo alto y su cabezazo fue justo adonde estaba Ciancio.


foto
foto

75’: La única vez que el Loro pudo ganar las espaldas de la defensa rival, Miserda se anticipó a la salida amenazadora de Costanzo y, cuando le quedaba el arco libre, se rehízo Juan Gatti y envió el balón al córner.


foto

A los setenta y siete se fue lesionado Peratta e ingresó Joel Chávez. Recién a falta de un cuarto de hora para el final, Reynoso cambió el esquema. Hasta ahí, Roldán había remplazado al amonestado Lavié, manteniendo los cuatro defensores, y Garay -que se iría expulsado por evitar una clara chance de López- parecía sobrar ante la necesidad de la victoria.

Quizá tan equivocado no estuvo el DT, ya que su equipo terminó mereciendo otro gol: A los setenta y nueve, Miserda le “reventó” el pecho a Costanzo con un cabezazo que el arquero controló con gran dificultad.


foto
foto

A los ochenta y siete, Miserda tomó un bolón perdido y sacó un derechazo que dio en la base del caño, luego de ser rozado por el arquero.


foto

Un minuto antes de los noventa, en la última que tendría, a pesar de los cuatro minutos de descuento, Miserda -nadie merecía el gol más que él-, después de una media vuelta, sacó un tremendo remate que, tras rozar en un rival, se fue a centímetros del ángulo derecho.


foto

Por esos caprichos del fútbol, a veces termina en goleada a favor una actuación floja y otras, como en esta, los méritos no alcanzan. Quizá, como un castigo a la desidia de aquellas veces.


foto
foto
foto

LAS POSIBILIDADES DE LOS SALTENSES


Compañía ya se aseguró la clasificación. Solo disputará el primer puesto ante su próximo rival, Colón, y le bastará el empate para el número uno.


Defensores deberá ganar en su visita al eliminado El Frontón para aspirar a ser uno de los dos mejores terceros entre cuatro postulantes (En las Zonas 1 y 5 ya no tiene oposición).

Defensores depende de lo que suceda en:

Zona 2, donde todo está por decidirse: Unidos de Olmos y Estrella de Berisso (hoy con 8 puntos) se enfrentan en la última fecha y un empate casi les aseguraría el pasaje a los dos. De ganar Olmos -visitante- Defensores desplazaría a Estrella por diferencia de gol. De ganar Estrella entraría a tallar la diferencia de gol y los goles a favor con Olmos (hoy +4). El tercero en discordia, Alumni de Los Hornos (6 puntos) visita al casi eliminado Defensores de Glew.

Zona 3: Aquí depende de lo que suceda con SATSAID (7 puntos), que visita al casi clasificado Metalúrgico de Escobar (9 puntos). De empatar SATSAID, Defensores lo superaría por diferencia de gol.

Zona 6: Mariano Moreno (7) visita al ya clasificado en el primer lugar Colonial y Villa Belgrano (6) recibe al eliminado 9 de Julio. Si los dos juninenses ganan, Defensores no tendrá nada que hacer, pero un empate de cualquiera de los dos le allana el camino.

Como queda visto, las posibilidades de Defensores no son pocas pero, para empezar a hacer números, sí o sí deberá vencer a El Frontón.


foto

Primera Fecha – Segunda Rueda

foto

Defensores llegó al “Cepeda” con la imperiosa e impostergable necesidad de llevarse los tres puntos, y desde el arranque asumió el protagonismo.

Ya a los tres minutos tuvo una buena llegada, en la que Aguilar abrió a la izquierda para Peralta, este la bajó para Miserda quien, de espaldas al arco y aguantando la presión de Denoya, tocó atrás para la llegada del ex-Cusa. El remate, forzado por la barrida de Mateos, terminó en las manos de Llovet.


foto

Decidido en la dividas y rápido para cortar los tibios avances del local y salir, el Loro arrinconó al Lagarto. A los nueve minutos provocó una falta sobre la franja derecha; Naya ejecutó el tiro libre en forma de centro -muy parecido al gol que anotó en el último clásico local-, Canavesio anticipó a Denoya y peinó la pelota dejando a Llovet sin defensa.


foto foto foto

Contrariamente a lo que le viene sucediendo, el conjunto de Reynoso no se conformo con la diferencia mínima y diez minutos más tarde tuvo una gran posibilidad para aumentar: Roldán llegó al fondo de la cancha y envió el centro al punto del penal, Miserda, llegando de frente al arco, quizá pasándose, metió el cabezazo sin más oposición que el arquero, pero el balón se fue por encima del travesaño.


foto

Un minuto después Baqué se llevó puesta la pelota y a Naya y Aguirre, cerca de la acción y sin dudar, le mostró la roja. ¿Qué más se podía pedir? Un gol y un hombre de ventaja con setenta minutos por jugar, y hasta la misma llovizna que había acompañado el anterior clásico en esa cancha, con final feliz para el Loro.


foto

Tras la ejecución de la falta -otra vez Naya desde la derecha de su ataque-, Miserda no llegó a desviar el balón, Llovet no pudo retener y la pelota terminó yéndose cerca del caño después de una situación confusa.


foto

Enseguida, Simaldone trepó por la derecha y envió el centro que Miserda no pudo conectar cargado por Denoya de adelante y Palifermo de atrás.


foto
foto

Recién a los veinticinco minutos tuvo que trabajar Ullúa: Páez envió el centro y Carnero cabeceó de emboquillada obligando al arquero a ceder un tiro de esquina.


foto

Esa llegada animó al local, que forzó algún nuevo córner y buscó por arriba, pero el Loro no claudicaba en su ambición. Un buen zurdazo de Aguilar encontró a Llovet bien parado (36’)…


foto

Un remate de Simaldone se fue alto y un intento de Miserda quedó en eso por la suela levantada de Carnero (37’).


foto

Inmediatamente Candia mandó a la cancha a Blanco por el hasta ahí desapercibido Salinas, con la clara intención de mantener la esperanza hasta la segunda mitad del complemento, y ya no pasaría sobresaltos hasta el descanso.


foto

La primera acción del segundo tiempo fue una muestra de lo que vendría: Carnero movió del medio con un toque atrás a Geoghegan, este, con gran facilidad, se sacó de encima dos camisetas verdiamarillas y tocó para Bernal. Enseguida, el arrecifeño se internó en campo rival, abrió para Santana y recibió la devolución pegándole al arco, aunque el piso le jugó una mala pasada.


foto

Tres minutos más tarde, Santana volvió a ganarle a Peratta y buscó a Carnero, pero la pelota le quedó atrás al platinado y el peligro se diluyó.


foto
foto

La figura de Geoghegan, como amo y señor de la mitad del campo, crecía minuto a minuto, y eso contagió a sus compañeros, a la vez que minimizó la tarea de sus rivales. Pero el esfuerzo del volante central y las ganas de los otros nueve -principalmente Páez y Santana- no alcanzaban…

Reynoso había intentado revitalizar la delantera con los ingresos de Igarguen Murillo y Lazatti, pero Candia se jugó una de las primeras cartas que tenía guardadas: A los setenta y un minutos mandó a la cancha a Esteban Colombini.

“Toto” entró como si nunca se hubiese roto un menisco -34 días atrás- y tampoco necesitó tiempo para meterse en el partido: En la primera intervención desbordó por la derecha, le metió un túnel a Canavesio y Alan González interceptó, con la punta del pie, el pase a Carnero dentro del área.


foto

Diez minutos antes del final, Candia decidió tirar todo en la cancha: Luque por Bernal y Nicolás Colombini -el mismo que una semana atrás pareció salir desgarrado- por Santana.

Enseguida, “Nico” -en posición dudosa- estuvo cerca de conectar un cabezazo a centímetros de Ullúa (81’).


foto foto

83’: Matías Roldán, contra la línea, parece ganarle la posición a Esteban Colombini, pero el marcador Loro exagera una falta y se deja caer; “Toto” se lleva el balón, abre los ojos y, detrás de su hermano lo ve llegar solo a Carnero. Eber tuvo tiempo de bajar la pelota con el pecho, acomodarse y, con el revés del pie izquierdo, meter la pelota entre Ullúa y el palo.


foto foto

Lo que una hora atrás parecía imposible, y que a medida que pasaban los minutos iba cobrando más sentido, finalmente se hacía realidad: Con cuatro días de diferencia y en otra noche increíble de fútbol, Defensores resignaba puntos vitales. Y esta vez nada menos que ante su más acérrimo rival.


foto

Para peor, en una decisión aparentemente exagerada del árbitro, el colombiano se fue expulsado…


foto

Y Denoya le tapó a Miserda un remate con destino de triunfo en la última situación de riesgo.


foto foto
foto
foto

COLÓN 5 (Franco Gatti 2, Matías López 2 y Gerónimo Laphitzborde) vs. EL FRONTÓN 1 (Carlos Scheffer)


foto

Tercera Fecha – Primera Rueda

foto

Sin margen de error, con la autoexclusión de Fornari -el sábado les comunicó al DT y a algunos compañeros su sorpresiva decisión de no continuar- y siete cambios más -mitad tácticos, mitad pensando en la final local-, el Loro recibía a El Frontón.

El desapacible atardecer, ventoso y con lluvia -en el primer tiempo- casi se hace noche abruptamente cuando, apenas comenzado el encuentro, una mala entrega terminó en un remate que se fue por encima del arco de Ullúa.

A partir de ahí el local intentó tomar la iniciativa -los cambios le dieron más movilidad-, pero sin inquietar a Valli.

A los ocho minutos, Illoa no pudo controlar el balón, tras meter una diagonal al punto penal. El arquero visitante quiso salir jugando con Gasparro que, cuando se quiso dar cuenta, perdió ante la presión de Illoa, y el “Piky” definió ante un Valli indefenso.


foto
foto

Con el único, y nada menospreciable, mérito de presionar a la última línea rival, Defensores se había puesto en ventaja, y de la misma forma la ampliaría. Aguilar fue a buscar la siguiente pelota que cayó en el área visitante anticipándose a Crosetti; el volante Loro falló el remate de zurda y la pelota dio, de forma totalmente casual, en el brazo del 10 azulgrana. Verna señaló el punto del penal y todos los jugadores visitantes se le fueron encima, pero lo único que lograron fueron dos amarillas.

Favergiotti, desde los doce pasos, engañó a Valli y, en menos de un cuarto de hora, encaminó el partido hacia un final feliz para el Loro.


foto

A pesar de tener todo a favor, el conjunto de Reynoso no pudo aprovechar los nervios del visitante y Canavesio se tuvo que esforzar para anticipar a Morada en una pelota que cruzó el área menor (25’).


foto

Recién a los treinta y cuatro Miserda tuvo una oportunidad inmejorable, pero su control hacia atrás hizo que el peligro se diluyera.


foto
foto

Sin nada para destacar que sucediera, Agustín Garay sorprendió a todos desde más de cuarenta metros: El centro campista ex-Sports capturó una pelota perdida y, sin acomodarse, sacó un remate excelente, por precisión y potencia, que hizo inútil el esfuerzo de Valli.

publi

Defensores seguía sumando goles, pero sin que esto se viera reflejado en el manejo del partido y, en el final del primer tiempo, Peratta evitó el descuento después que el córner desde la izquierda fuera desviado en el primer palo por Ghessi.

foto
foto

La segunda etapa comenzó tan desprolija como la primera y sin un dominador claro, ni siquiera después de la expulsión -segunda amarilla- de Federico Grosso por una fuerte entrada a Peratta (55’) que, partido a partido, se va a aproximando a su mejor nivel.

foto

A los sesenta y dos, Pedro Gussoni sacó un remate que se metía en el ángulo, pero hasta ahí llegó Ullúa para mandar el balón sobre el travesaño…

foto

Tres minutos más tarde, los mismos protagonizaron una acción que pudo terminar muy mal: Ullúa llegó antes al balón y el 17 no hizo nada por esquivarlo, golpeándolo con la rodilla. Por suerte, no pasó del susto, pero el gilense debía ser expulsado.

foto

Ya con Chávez, Testa y el debutante Ibarguen Murillo en la cancha, y el desorden del rival, comenzaron a aparecer los espacios, y Feliciano Testa tuvo todo el tiempo que quiso para sellar el resultado (75’).

foto

En la última acción destacable, Garay se entretuvo con el balón dentro del área, lo perdió y cometió una falta que le costó la expulsión. Como cierre de un partido en el que todo le salió mal a El Frontón, Mansilla estrelló el balón en el travesaño.

Defensores ganó y salió a flote pero, para llegar a la orilla -la clasificación-, aún queda un largo y duro trecho.

foto foto
foto
foto

Compañía tenía un difícil examen en Chivilcoy por varios motivos: La ausencia de Nicolás Colombini, la pálida imagen que dejó el equipo en la última presentación y, sobre todo, lo que había mostrado Colón ante Defensores. Pero, Colón no fue ni la sombra del equipo que venció al Loro; Matías López, el conductor, casi no apareció, el inquieto Franco Gatti pasó inadvertido, Thomas Schenone casi no pisó el campo rival y hasta su técnico, Santorelli, estuvo más medido que otras veces.

Claro, mucho tuvo que ver que el Verde jugó con oficio, lo sacó de ritmo cometiendo faltas tácticas y tomándose todo el tiempo que le permitiera Calógero. Y, a la hora de jugar, tuvo en Brian Geoghegan al mejor hombre de la cancha por escándalo.

Para los más jóvenes: En la década del ’60 había una serie de televisión llamada “La isla de Gilligan”, de ahí y de que Geoghegan -se pronuncia “Guigan”- fuera una “isla de fútbol” en medio de un partido turbulento viene el título de este comentario, que bien podría haber sido “Colón naufragó en los arrecifes -ciudad de origen de la figura- de la Isla de Geoghegan”.

Curiosamente, en un encuentro que estuvo muy por debajo del tiempo neto promedio, con mucha fricción, protestas y polémicas, no faltaron las situaciones de gol.

Después de un cuarto de hora en el que no pasó nada -lo único fue una doble atajada de Llovet, pero en una acción invalidada por posición adelantada-, Páez envió el centro, Costanzo erró el puñetazo y ni Salinas ni Santana llegaron al balón (15´).


foto

Enseguida respondería el local: Llovet evitó con dificultad que un córner se transforme en olímpico pero, en la caída, no pudo retener el balón y entre Palifermo y Mateos le sacaron el gol de la garganta a Schenone.

foto
foto

Tan fortuita como la anterior fue la intervención de Costanzo ante el cabezazo de Carnero (21’). El arquero solo atinó a estirar sus extremidades para tapar lo más que podía y el balón le dio en el centro de la mano.


foto

29’: El remate oblicuo de Salinas se desvió en Schenone (3) y Costanzo salvó su arco de milagro.


foto

35’: Laphtzborde capturó un rebote dentro del área y sacó el remate que, después de pasar entre varias piernas, se fue al lado del caño izquierdo.


foto
foto

38’: Santana llegó al fondo y mandó el centro pasado, Páez, de aire, la devolvió al medio, Geoghegan, de cabeza, habilitó a Carnero y este le dio de volea, pero justo al lugar donde estaba el arquero. Fue, sin dudas, la mejor acción colectiva del Lagarto en mucho tiempo.


foto

43’: El buen número de simpatizantes visitantes -el partido se jugó el lunes a las 17,30, después de que el domingo más de cien milímetros anegaran las calles chivilcoyanas- reclamó penal en esta acción. Indudablemente la pelota le tiene que haber dado en el brazo al número 2, Ciancio; lo que no parece es que haya tenido la intención de hacerlo -todo lo contrario-, y esto es lo que queda a criterio del árbitro.


foto

Recién a los dos minutos del complemento aportó algo Matías López, y fue con un zurdazo malintencionado que controló Llovet esforzándose y sin dar rebote.


foto
foto

Hubo que esperar varios minutos para ver algo parecido a una situación de gol: Salinas se abrió demasiado y sacó un remate demasiado al medio, cuando Costanzo había “regalado” el segundo palo.


foto

64’: Geoghegan, que a esta altura ya era el mejor jugador de la cancha, recibió la buena habilitación de Salinas y definió de primera, con la cara interna del pie, buscando el ángulo más lejano, pero se pasó de fuerza y el balón se fue por arriba.


foto

67’: Geoghegan, que a esta altura ya era el mejor jugador de la cancha, recibió la buena habilitación de Salinas y definió de primera, con la cara interna del pie, buscando el ángulo más lejano, pero se pasó de fuerza y el balón se fue por arriba.


foto

72’: Martín Salinas, llegando a la media luna, saca un potente remate que se va a centímetros del travesaño.


foto

77’: Palifermo llega al fondo, envía el centro atrás, Costanzo no alcanza a retener y Noguera despeja anticipando a Páez.


foto
foto

Compañía, que hasta ahí había hecho más méritos para llevarse la victoria (6 a 3 en situaciones), casi lo pierde en los últimos cinco minutos.

85’: La pelota cayó en el área, Alarcón no alcanzó a peinar y Llovet tapó con el pie. Luego el arquero caería sobre el delantero, que quedó con el pie izquierdo maltrecho.


foto

88’: Mateos lo volvió a perder a Alarcón y este, desde una posición inmejorable, cabeceó desviado.


foto

Con la clara intención de no terminar sufriendo, en el primero de los cuatro minutos adicionados, Candia mandó a la cancha a Cabrera por Carnero. Lo que se suponía un cambio defensivo terminó siendo todo lo contrario: Geoghegan, volcado a la derecha, con un amago se sacó de encima a Rodas y a Alanís, le metió un caño a Juan Pedro Gatti y, ya dentro del área, intentó buscar la cabeza de Santana, pero la suerte, como un premio divino, le hizo un guiño… El balón se desvió en el brazo de Laphtzborde y se metió entre el primer palo y la salida de Costanzo.


foto foto foto foto
foto
foto
foto

Segunda Fecha – Primera Rueda

foto

Defensores viajó a Chivilcoy con cuatro cambios (Tasori por el lesionado Favergiotti, Lavié por Roldán, Castagno por Simaldone y Aguilar por Illoa), un claro 4-4-2 y en medio de los rumores sobre la salida de su técnico. Los cambios de nombres y sistema no dieron resultado y, sobre todo en el primer tiempo, estuvo lejos de ser un equipo.

Cuando el partido aún no se había armado, Testa capturó un rebote, tras la salida de Costanzo, y definió de primera con el instinto del goleador, pero al balón le faltó fuerza y terminó en las manos del arquero (2’).


foto

Fue un espejismo, ya que inmediatamente el local comenzó a mostrarse más ambicioso y pujante, conducido por su número 10, Matías López, y acompañado, principalmente, por el inquieto Franco Gatti.

Fue el propio Gatti quien probó suerte desde afuera del área y el balón se fue cerca del ángulo derecho de Ullúa.

A los seis minutos un centro de Schenone se le escapó a Ullúa y él mismo forzó la definición defectuosa de Rodas.


foto
foto

Defensores no lograba hacer tres pases seguidos -es cierto que el piso no ayudó- y Colón era más práctico, buscando la cabeza del corpulento Alarcón o con precisos cambios de frente.

A los trece, López dejó atrás a Lavié y, antes de que llegué Alan González, sacó un terrible zurdazo que se estrelló en el ángulo derecho y cayó fuera del área.


foto

Veinte minutos: Schenone llegó al fondo y mandó el centro que nadie pudo conectar, del otro lado la devolvió Rodas, y el propio Schenone apareció frente al arco para sacar un fuerte remate que pegó en González. El “3” reclamó mano del volante Loro, pero la jugada continuó con otros dos centros que atravesaron el área sin consecuencias.


foto

Por un rato el Loro logró equilibrar el trámite, pero antes vieron la amarilla Fornari, por hablar, y González, por una falta. El propio Fornari hizo amonestar a Noguera, pero no logró sacar ventaja de esto en el resto del encuentro.

Un centro demasiado alto de Fornari no llegó a ser cabeceado por Castagno y un buen intento de Testa, buscando la proyección de González, terminó en lo pies del otro Gatti.

Treinta y siete minutos: López envió el centro pasado, Rodas, de cabeza, devolvió la pelota a la zona caliente del área y Franco Gatti, con un notable gesto técnico, cabeceó hacia el arco. Ullúa tapó con su mano derecha, pero la pelota tomó un efecto incontrolable para el arquero y traspuso la línea.


foto
foto

Antes del final del primer tiempo Gatti anticipó a Canavesio -habilitación de Rodas-, pero su remate se fue ancho.

En el complemento, si bien la primera situación fue un remate de López que se fue cerca del segundo palo, el calor y el trajín comenzaron a pasar factura en los jugadores locales y aparecieron los espacios para Peratta y Fornari.

A los tres minutos el ex-Sarmiento dejó en el piso a Geremía y encaró el área pero, cuando se esperaba que vaya directo a enfrentar a Costanzo, eligió enviar un centro que superó a Testa.


foto

A pesar de que el Loro disponía de los espacios, las situaciones seguían siendo para el local.

A los ocho, una gran habilitación de Alarcón dejó a Gatti cara a cara con Ullúa, pero el remate del goleador se fue increíblemente por el segundo palo.


foto

Inmediatamente el arquero Loro tuvo que salir del área para cortar otro avance local. Lavié se salvó, insólitamente, de una tarjeta por una falta desde atrás. Y otra vez Ullúa tuvo que esforzarse ante Gatti (62’), en una jugada que terminó con el balón dentro del arco, pero que el segundo asistente invalidó correctamente.


foto

Recién a los veintiocho minutos se comprobó que el arquero local tenía manos, cuando detuvo sin mayores inconvenientes el cabezazo de Testa de pique al piso.


foto
foto

Ni los cuatro cambios que realizó Reynoso lograron el efecto deseado en los, varias veces interrumpidos, minutos que quedaban -en un momento llevó a haber tres jugadores rojinegros acalambrados o doloridos-. Defensores no volvió a inquietar a Costanzo, pero Ullúa tuvo que estirarse todo lo que podía para evitar el gol de Magnone.


foto

Colón se quedó justificadamente con los tres puntos y la punta en la zona. Defensores con las manos vacías y la sensación de las ilusiones estafadas.

El equipo no da respuestas futbolísticas, y mucho tiene que ver el estado físico de los que tendrían que hacer la diferencia: Damián Castagno -con el atenuante de que arrastra una lesión-, Rodrigo Naya -cada vez con los desplazamientos más acotados-, Agustín Simaldone -sin el cambio de ritmo que lo catapultó- y Maximiliano Fornari -no vas más allá de dejar un hombre en el camino y desprenderse del balón-.


foto
foto
foto

Brian Cabrera ha demostrado su versatilidad para desempeñarse con acierto en la franja central imaginaria que va de un arco a otro. Lo hizo mucho tiempo como volante y, en el último tiempo, tanto como último hombre o como el más adelantado. Le faltaba ser el enlace entre mediocampo y delantera, y en esa posición lo ubicó Candia en esta oportunidad, intentando suplir la sentida ausencia de “Toto” Colombini. Entre los pelotazos reiterados y la falta de conocimiento con sus nuevos compañeros, Cabrera pasó inadvertido, y eso explica bastante el porqué de un partido rústico, en el que la pelota promedió varios metros de altura.

A los dos minutos de iniciado, después que Santana peleara contra tres rivales, Páez tuvo una buena ocasión, pero su remate oblicuo se fue desviado.

Enseguida contestó el azulgrana, cayó en el área Barrientos y el árbitro decidió amonestarlo por simulación.

Mientras el local apostaba todo a la cabeza de Colombini, el visitante ponía la pelota en el piso y se acercaba con más peligro al área de enfrente.

A los catorce minutos una buena acción de Crosetti terminó en un remate a quemarropa que alcanzó a tapar Denoya.

Durante quince minutos lo único que sucedió fue otra amarilla, esta vez para Dinardi, que le arrojó dos patadas de atrás a Geoghegan.

A los treinta, Colombini fue a buscar una gran habilitación de Páez… En el esfuerzo por rematar de aire no solo terminó rechazando el balón, sino que -más que posiblemente- se desgarró el cuádriceps.


foto
foto

Si bien el corazón y la garra de “Nico” le permitieron continuar en el campo cuatro minutos más, sus compañeros dejaron de tirarle pelotazos -hasta ahí lo habían sobre exigido- y se dedicaron a jugar un rato por abajo.

A los treinta y uno Bernal cruzó la pelota al medio, Santana metió la pierna entre dos defensores y Valli evitó la caída de su arco.


foto

A los cuarenta y tres Palifermo, de buen partido, metió la diagonal y sacó un zurdazo con destino de red, pero el bueno de Valli respondió con una volada espectacular.


foto

La respuesta de El Frontón fue una llegada al fondo de Barrientos, el toque atrás y el remate de Federico Grosso que encontró bien ubicado a Llovet.

En el arranque del complemento Compañía, empujado por Geoghegan, tuvo la iniciativa, sin embargo, Dinardo tuvo una clara situación que terminó con el balón detrás del arco (50’).


foto
foto

Compañía respondió con dos recortes: Primero fue Paéz, que sacó un derechazo controlado en dos tiempos por Valli (52’)…


foto

Y enseguida Santana, que se acomodó para la zurda y levantó el remate en un buen intento (53’).


foto

Denoya, que hasta había estado demasiado apresurado e impreciso con el balón, salió del fondo, cruzó la línea media y habilitó a Carnero que, sin ver a Geoghegan entrando solo por el medio, sacó un remate cruzado que se fue a un metro del caño.


foto
foto

Sesenta y dos: Un cambio de frente sin sentido aparente le permitió a Carnero llegar al balón antes que el arquero, pero de espaldas al arco. Carnero giró y saco un remate colocado con serias posibilidades, pero Valli alcanzó a rasguñar el balón enviándolo al córner.


foto

Setenta y tres minutos: Córner desde la izquierda, Tamparo la baja de cabeza y lo deja solo a Morada frente a Llovet. Es gol… pero el arquero mete el manotazo y evita la derrota.


foto

En los últimos minutos llegaron los empujones, la reacción “patoteril” del técnico visitante y una situación para cada uno: Un remate de Salinas que controló Valli (86’) y un mano a mano entre Mansilla y Llovet que terminó desviado.


foto foto

Si bien Compañía tuvo más situaciones de gol y el arquero visitante tuvo una muy buena labor, quizá las más claras fueron para el visitante, por eso el título es más un juego de palabras con el nombre del equipo gilense que la real sensación que dejó el encuentro: Un sabor a nada por el juego, y un sabor amargo por la nueva lesión del goleador histórico.


foto
foto
foto
foto

Primera Fecha – Primera Rueda

foto

¡Qué poca imaginación la del guionista! ¿A quién se le ocurre escribir la misma historia, con cuatro días de diferencia, pero cambiando a los protagonistas? (Si usted no leyó el comentario del último clásico y quiere entender lo que le digo: http://99porcientofutbol.com.ar/torneos-locales-1ra-actual.html)

Mientras los jugadores realizaban los ejercicios precompetitivos en la cancha, alguien me dijo -“¿Viste que se puede apostar a algunos partidos del Federal Amateur?”. Diga que este no estaba entre esos encuentros, sino, alguno de los corajudos hinchas que fueron al “Carlos Testa” a sufrir una más que probable humillación hoy sería millonario.

¿Qué otra cosa se podía esperar después de la goleada del miércoles -méritos aparte- si de un lado estaría un equipo envalentonado y súper reforzado y del otro un conjunto abatido, con un único refuerzo… Y marcador central?

Con respecto al último clásico, el local remplazaba a Gizzi -aún no repuesto de un desgarro- por Ullúa -quien no hace mucho le sacó el puesto-, a Gedda -de lo mejor de la noche del miércoles- por Peratta -el mejor lateral saltense de los últimos tiempos-, a Narbiloni -lesionado y lejos de su mejor forma- por Canavesio -jugador de Douglas-, a Castagno -que arrastra una lesión- por Simaldone -junto con el Turco los dos mediocampistas más verticales de nuestro fútbol, además de sus recientes pasos por Sarmiento y Douglas- a Peralta -autor de un golazo aquella noche- por Illoa -el jugador más hábil de estos lares- y a Aguilar -de buen presente- por FORNARI…

En el visitante, Plana le dejaba el lugar al juvenil Llovet -que no llegó a afianzarse como titular-, el siempre peligroso Salinas al debutante desde el arranque Alexis Luque, Geoghegan volvía al medio del campo para que ingrese un maltrecho Nicolás Colombini y, “como gran novedad”, Conte resignaba su lugar ante el recién llegado Denoya -vuelto de Atlanta recaló en Defensores, donde llegó a jugar un encuentro por el Torneo Bonaerense pero, al confirmarse la participación del Verde en el Federal, el llamado de la sangre fue más fuerte (es nieto de Rafael “Rulo” Conti)-.

¿Y de estadísticas cómo andamos? Compañía llevaba seis visitas al “Carlos Testa” sin siquiera anotar un gol, y mucho menos llevarse un punto.

Seamos sinceros… Ni esos centenares que el miércoles volvieron a sentarse en una tribuna después de mucho tiempo, o por primera vez, hubiesen apostado un patacón por el equipo de Candia. Y me incluyo, aunque nunca apostaría entre equipos de Salto.

Pero el fútbol tiene esas cosas ¿vio?, que cuando parece que agoniza, por la “indiregencia”, por la violencia, por los árbitros sospechados… Te sorprende, le da una bofetada a la incredulidad y hace cierta una trillada frase: El fútbol siempre da revancha.

Tan simétricamente opuesto al del miércoles fue este primer clásico versión regional que, como en aquel, escasearon las situaciones, el que más creó fue el que menos concretó y el partido tuvo su quiebre en el final del primer tiempo.

La primera vez que Defensores cruzó la línea media, por la derecha, el primero en llegar al balón fue Denoya, que resolvió sin complicarse. La segunda fue por la izquierda, adonde se había recostado Testa, y ahí también ganó Denoya. En apenas dos minutos Tadeo había dejado en claro cuánto había madurado el juvenil mediocampista que partió de Cusa después un puñado de partidos en Primera a los 16 años.

A los ocho minutos Peratta ocupó la posición que dejó Fornari sobre la línea y mandó un centro/pase perfecto a Illoa, pero al “Piki” le terminó rebotando la pelota en el pecho y Llovet pudo evitar una segura caída de su arco.


foto
foto

Defensores continuaba con el control del balón, pero ni Illoa ni Fornari -los más buscados- lograban profundizar.

A los diecisiete, Luque envió un centro bajo que encontró a Mateos y a Colombini solos delante de Ullúa, pero entre los dos se molestaron y permitieron que Alan González llegue a trabar el balón.


foto

Franco Favergiotti protagonizaría tres acciones muy poco frecuentes en un defensor: Primero tuvo que ser atendido después de un choque con Peratta, a los dieciocho minutos por un planchazo de Baqué -que ni siquiera fue amonestado- y al rato por una imprudente acción de Luque que casi lo saca definitivamente del partido y que De Luca penó con una módica tarjeta amarilla.


foto

Veintinueve minutos: Illoa, volcado a la izquierda, envía el centro medido a la cabeza de Testa, pero el frentazo defectuoso del goleador es devuelto por el travesaño tras dar un pique en el piso.


foto

Dentro de las imprecisiones, las fricciones, las amonestaciones y las interrupciones nada más había sucedido, pero el local merecía una mínima diferencia… Sin embargo, antes que empiecen a correr los minutos adicionados, a Colombini le quedó un rebote soñado y solo tuvo que empujar la pelota para ir a desahogarse con su gente.


foto foto foto

En el comienzo del segundo tiempo las camisetas blancas parecían multiplicarse, mientras los de verde y amarillo no le encontraban la vuelta al partido y Colombini estuvo cerca de anotar el segundo con un remate cruzado que se fue cerca.


foto

Compañía se hacía fuerte atrás sin resignar la búsqueda del segundo gol: Colombini tuvo tiempo de elegir el destino del balón, pero la falta de potencia hizo que Ullúa llegue, aunque dando rebote y teniendo que esforzarse para ahogarle el grito a Santana. Sin embargo, no pudo evitar el tiro de esquina…


foto

La ejecución de Geoghegan fue tan precisa que superó el salto de Canavesio y Denoya, detrás, ni necesitó saltar para meter el cabezazo fulminante que hizo inútil el vuelo del arquero.


foto foto

A pesar de la expulsión de Luque -por un supuesto exceso verbal en el festejo del gol- y de los ingresos de Miserda, Castagno y Peralta el conjunto de Reynoso no lograba hilvanar una jugada de peligro y terminaba en centros intrascendentes.

A los setenta y cinco minutos Nicolás Páez decidió terminar un ataque con un remate de casi treinta metros que se fue muy cerca de un arco desguarnecido.


foto

Cuando parecía que el tercero estaba más cerca que el descuento, Llovet se entretuvo con la pelota en los pies, Miserda se la robó y la tiró al medio para que alguien la empuje. La fortuna quiso que el balón se desvíe en Denoya y pase manso entre Mateos y Llovet hasta atravesar la línea de gol.


foto

Sin merecerlo, el Loro se ponía al alcance de algo impensado minutos antes. Y tuvo una ocasión inmejorable: Fornari -en su única participación productiva- le sirvió el gol a Testa, pero el cabezazo de Feliciano, con tiempo y espacio ideales, se fue junto a la base del caño izquierdo.


foto foto
foto
foto foto foto foto foto

EL OTRO ENCUENTRO


El Frontón (Mercedes) 0 vs. Colón (Chivilcoy) 1 (Matías López)


PRÓXIMA FECHA


Colón vs. Defensores de Salto
24/11 a las 17.00


Compañía General vs. El Frontón
24/11 a las 20.30


foto